What's happening

Cubans in the streets push back the police of the dictatorship

The protests of Cubans inflamed by the blackout that...

Cuba in the street: What the Castro dictatorship doesn’t want the world to see

The thousands of false promises, together with the slow...

Migrantes cubanos llegan a EE.UU. en cifras récord, a pie, no en barco

Los inmigrantes cubanos están llegando a los Estados Unidos en el mayor número visto en cuatro décadas, y se espera que lleguen unos 150.000 este año, según altos funcionarios estadounidenses, a medida que la situación económica y política en la isla se vuelve más desesperada.

Durante décadas, los cubanos que trataban de huir de la represión, la inseguridad alimentaria y la devastación económica abordaron embarcaciones destartaladas y arriesgaron sus vidas para llegar a las costas estadounidenses.

Ahora vienen en cantidades récord, pero esta vez a pie, con la ayuda de Nicaragua, que el año pasado eliminó los requisitos de visa para los cubanos, dándoles un punto de apoyo en América Central para viajar por tierra a través de México a los Estados Unidos. Funcionarios estadounidenses han acusado al presidente autoritario de Nicaragua, Daniel Ortega, de promulgar la política para presionar a Estados Unidos para que retire las sanciones a su país.

El aumento de cubanos que intentan cruzar la frontera sur representa solo una parte de los migrantes que en ocasiones han abrumado a los funcionarios fronterizos a medida que continúan aumentando los cruces de indocumentados bajo la administración de Biden. Marzo estableció un récord de personas atrapadas cruzando ilegalmente en un solo mes en dos décadas: 221,303.

Desde octubre, el inicio del año fiscal 2022 del gobierno federal, casi 79,000 cubanos han llegado a la frontera sur de los Estados Unidos, más que en los dos años anteriores combinados, según cifras de Aduanas y Protección Fronteriza. En marzo, más de 32.000 cubanos llegaron a la frontera, la mayoría de ellos volando primero a Nicaragua y luego viajando por tierra a los Estados Unidos, según un alto funcionario del Departamento de Estado, quien habló bajo condición de anonimato debido al diálogo en curso con el gobierno cubano. .

El funcionario dijo que viajar sin visa a Nicaragua estaba alentando a los migrantes a gastar los ahorros de toda su vida para pagar a los traficantes por el viaje, y agregó que algunos estaban siendo víctimas del tráfico de grupos criminales.

Las cifras son las más altas desde el éxodo del Mariel en 1980, cuando 125.000 cubanos emigraron a Estados Unidos después de que la nación isleña abriera sus puertos marítimos a los barcos estadounidenses para evacuar a cualquiera que quisiera irse.

El descontento público en Cuba ha estado latente desde que estallaron protestas masivas el verano pasado en todo el país por la escalada de la inflación, la escasez crónica de alimentos y medicamentos y los constantes cortes de energía. Durante la administración de Obama, Estados Unidos suavizó significativamente las restricciones a los viajes y las remesas a Cuba, pero fueron resucitadas bajo el expresidente Donald J. Trump, asestando un duro golpe económico.

Las manifestaciones tomaron por sorpresa al gobierno comunista y este respondió imponiendo una de las mayores medidas represivas en décadas. Más de 700 cubanos han sido acusados ​​por participar en protestas, incluidos algunos adolescentes que recibieron 30 años de prisión.

El deterioro de las condiciones políticas y económicas está alimentando el creciente éxodo.

El gobierno de Nicaragua eliminó el requisito de visa para Cuba en noviembre, abriendo una ruta terrestre para los inmigrantes reacios a embarcarse en el peligroso viaje por mar a las costas estadounidenses. Desde entonces se ha disparado el número de vuelos a Managua desde La Habana.

“Creo que estamos viendo a los gobiernos tratar de convertir la migración en un arma porque saben que causa perturbaciones políticas en los países receptores”, dijo Andrew Selee, presidente del Instituto de Política Migratoria, un instituto de investigación en Washington.

Selee y otros analistas dijeron que es probable que Nicaragua esté utilizando inmigrantes cubanos para presionar a Estados Unidos para que levante las sanciones contra Ortega y su círculo íntimo. La medida se ha comparado con Bielorrusia que eliminó los requisitos de visa para los iraquíes el año pasado para facilitar su entrada a la Unión Europea, en represalia por las sanciones que el bloque había impuesto a Bielorrusia por su disputada elección.

“No son tontos”, dijo Selee. “El gobierno de Managua sabía que esto obligaría a Estados Unidos a sentarse a la mesa de negociaciones en algún momento”. Aún así, no está claro si las reglas migratorias más laxas generarían algún cambio en la política de EE. UU.

El gobierno de Nicaragua no respondió a las preguntas enviadas por The Times. El gobierno de Cuba no respondió a las solicitudes de comentarios.

Muchos cubanos están desesperados por irse, incluso si eso significa endeudarse para emprender un viaje peligroso. Los cubanos describen haber vendido todo lo que tienen —casas, ropa y muebles— y pedir préstamos con altas tasas de interés para recaudar los miles de dólares que necesitan para llegar a Estados Unidos, a pesar de que el salario promedio en la isla es de unos 46 dólares al mes.

Zenen Hernández, de 35 años, fue uno de los 414 cubanos que cruzaron el Río Grande hacia Estados Unidos el 5 de abril, de un total de 1.488 inmigrantes indocumentados que cruzaron ese tramo de la frontera de Texas (unas 245 millas) ese día.

“Los alimentos y las medicinas escasean”, dijo Hernández, describiendo las condiciones en Cuba. “Es solo pobreza”.

El gobierno cubano culpa a Estados Unidos de décadas de embargo de la nación por sus problemas económicos.

La economía allí era pésima antes de que llegara la pandemia, pero Hernández sobrevivió vendiendo pan y papas fritas. Para el verano de 2020, la situación se había vuelto insostenible. Cuando Nicaragua abrió sus fronteras a los cubanos, decidió que era hora de irse.

“Tuve que vender mi casa”, dijo.

El costo fue elevado: $16,000 por el vuelo a Nicaragua y el viaje de 1,800 millas subsiguiente para llegar a los Estados Unidos, a menudo a pie, a través de las selvas, montañas y ríos de América Central y México. En el camino, los migrantes son amenazados y extorsionados de forma rutinaria por la policía y se aprovechan de las organizaciones criminales que los secuestran y golpean para pedir rescate.

Cuando se le pidió al Sr. Hernández que describiera su viaje, se le hizo un nudo en la garganta al recordar el miserable viaje.

“No tengo palabras”, dijo. “Te roban: la policía, los contrabandistas. Te roban.

Durante décadas, los cubanos que emigraron a Estados Unidos gozaron de un trato preferencial. Los capturados en el mar fueron devueltos, pero a los que llegaron a suelo estadounidense se les permitió quedarse, bajo una política comúnmente conocida como “pies secos, pies mojados”. El presidente Obama puso fin a la política en 2017.

Latest

Cubans in the streets push back the police of the dictatorship

The protests of Cubans inflamed by the blackout that...

Cuba in the street: What the Castro dictatorship doesn’t want the world to see

The thousands of false promises, together with the slow...

Don't miss

The Cuban regime must be expelled from the UN Human Rights Council

Political alignments are valid as long as they do...

Only the end of the Cuban dictatorship will end the opprobrium of political prisoners

The political prisoners of the Cuban regime are a fundamental part of its survival mechanism, they are the mechanism with which they produce fear in the population to achieve submission behaviors that would not otherwise be possible and they are the capital of international negotiation...

Communism: the religion of idiots

When speaking of socialism, two criteria are opposed. The...

The sale of foreign currency is yet another distraction of the dictatorship to buy time

“They are not going to sell dollars. They are...

The Cuban obsession with Venezuelan oil

The obsession of Fidel Castro and the entire Cuban...
José Martí
José Martí
Nacionalista cubano, poeta, filósofo, ensayista, periodista, traductor, profesor y editor.

The Cuban dictatorship repressed for the fourth consecutive day peaceful protesters who ask for freedom

The collapse of the communist system in Cuba and the inability of the Castro dictatorship to provide any solution, provoked the fourth night of...

Cubans in the streets push back the police of the dictatorship

The protests of Cubans inflamed by the blackout that has kept the island in the dark since Wednesday have made the police forces of...

The Cuban dictatorship increased censorship on the island and cut off the internet again to silence the protests

The chaos left in Cuba by Hurricane Ian and the collapse of the Cuban communist system, added to problems in the water supply and...

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here